Hola compañeros soy Octavio Viera, abogado nº 2299

del Ilmo. Colegio de Abogados de Las Palmas GC

¡Antes que nada, gracias por estar aquí !

 

Quiero compartir contigo la historia de cómo he llegado a hacer este programa, y las causas que me han llevado hasta este asistente llamado Juiciator !

 

En 1995 cuando me colegié como abogado, no era consciente de lo importante que es gestionar los diferentes aspectos tu despacho de abogados, en ese momento todo me daba igual.

Abrí el despacho con un dinero que mi madre me prestó y cuando me cayó el “Primer Caso” como abogado, (por fin alguien había confiado en mí para la resolución de su caso), esa noche celebré una fiesta.

 

Ese primer cliente me había preguntado.. Sr. letrado ¿Qué solución tiene para este problema? y le respondí que “Tenía que estudiarlo a fondo”, tan pronto como el cliente salió por la puerta, agarré el teléfono y me dediqué a consultar a los padres (juristas) de mis amigos hasta encontrar una solución.

 

Recuerdo que, unos días más tarde,  cuando ya tenía 3 expedientes jurídicos sobre la mesa, miraba estos expedientes fijamente sin pestañear y los trataba con cariño y paciencia. El fin de semana me los llevaba a casa para mirarlos con más profundidad, y pasear con ellos me producía confort.

 

Lo siguiente que recuerdo es ver 30 expedientes abiertos sobre mi mesa, esos si.. jeje  ya no podía moverlos con esa facilidad y gracias, porque pesaban mucho en papel.. era algo terrible.

No era el “peso físico” de los 30 expedientes lo que más me impresionó, sino el peso mental. Eran casos que iban andando en paralelo, cada uno era una historia que se iba contando poco a poco. Todos ellos con final incierto.

 

Uno de los clientes me llamó y me dijo “Sr. letrado, ¿recuerda Ud. que el otro día me dijo que etc etc..?” pues bien, la verdad es que yo no recordaba nada, me di cuenta que PARA LOS CLIENTES YO ERA SU ÚNICO ABOGADO, pero para mi, ellos eran 1 de los 30 clientes con los que hablaba todas las semanas, por lo que cada cosa que hablaba con ellos era muy importante para ellos, y por tanto, era esencial para mi tenerlo todo apuntado, porque si no, lo iba a pasar fatal cada vez que sonara el teléfono. Como dice el dicho popular, más vale un lápiz corto que una memoria larga.

 

Y así fue, contraté un informático para que me hiciera un programa en Access para grabar todo lo importante de las conversaciones y tareas, a los pocos meses cuando ese programa estaba funcionando, cada vez que alguien me preguntaba por lo que habíamos hablado la última vez, iba al programa y lo tenía todo ahí. 

Me daba una seguridad y una tranquilidad impresionante, para esa época ya tenía 120 expedientes abiertos, y los llevaba al día con gran seguridad y tranquilidad, porque todo lo que se había hecho, y lo que se había hablado estaba ahí apuntado. ¿Qué más se puede pedir?

 

Al poco tiempo tenía un equipo de abogados trabajando en el despacho, y gestionábamos varios cientos de expedientes. Fruto de esta experiencia y progresión, luego surgió una empresa de reclamación por accidentes, que co fundé, llegando a los pocos años a gestionar más de 2.500 expedientes al año, gestionado todo con mi super programa en access 🙂

 

Con los años, he ido evolucionando la idea, y he puesto manos a la obra para construir un programa online, que permita gestionar y optimizar todos los procesos que concurren en una reclamación judicial, desde la comunicación con el cliente, hasta una previsión del caso, hasta el éxito jurídico.

El desafío de este programa no es almacenar la información del caso, eso lo podemos apuntar en un papel o en un documento de word o excel, el verdadero desafío es que Juci (el robot de Juiciator) haga cosas por ti, haga gestiones de varios tipos que te permitan disponer de más tiempo libre, para dedicar a tu familia y amigos.

En todo caso, te advierto que la sociedad ha ido cambiando desde que empecé a ejercer la abogacía en 1995 hasta ahora, pero no todo ha cambiado, por esto adjunto unas notas de unas REALIDADES que desde mi punto de vista han permanecido INMUTABLES en estos últimos 25 años en ejercicio

3 REALIDADES INAMOVIBLES
en la vida de muchos abogados
en los últimos 25 años

REALIDAD 1

Los clientes han cambiado, pero los abogados no

Con los años los clientes se han vuelto más exigentes,  miran en internet y luego vienen a consulta a contarte lo que han descubierto y muchas veces saben más que uno, la realidad es que “la información está ya al alcance de todos.”
Los abogados en cambio seguimos trabajando con las mismas metodologías y herramientas, arrastramos los mismos problemas que desde hace cientos de años, siendo un trabajo bastante individualista. 

Un letrado contrario, muchas veces es un enemigo, y la colaboración profesional entre compañeros es prácticamente inexistente.

La realidad es que Individualmente somos débiles, pero como grupo creo que somos imbatibles

¿Por qué no compartir información para el beneficio común, pero manteniendo nuestra individualidad? 

Juiciator es una propuesta en ese sentido, donde todos saldremos individualmente ganando.

¿Te apuntas?

REALIDAD 2

Lo importante para ti es disponer de "Información Útil"

Y claro, la pregunta es.. ¿Cual es la información útil para un abogado????

La respuesta es evidente, la información que te ayuda a ganar ¿Ganar qué?
– Ganar tus casos
– Ganar tus juicios
– Ganar más clientes
– Ganar más tiempo con tu familia y amigos
– Ganar mejor imagen profesional
etc etc

En esta ilustración, un abogado le argumenta algo a un juez de primera instancia, basándose en lo que éste ya había sentado la semana anterior. Esta información es realmente útil para este abogado, porque
¿Qué juez va a ir en contra de su propio criterio?
Este mismo ejemplo aplicado a varios aspectos de tu actividad profesional, te pueden ayudar a incrementar notablemente tu éxito !
¿Por qué no disponer de esta información para el bien de tu despacho, de tus casos y de tus clientes?
Te parece atractiva la idea?
¿Te apuntas?

REALIDAD 3

La tecnología si no te ayuda, entonces te PERJUDICA

¿Qué prefieres?
¿Un programa que trabaje para ti?
¿O trabajar tú para el programa?

La pregunta es ridícula pero muy real.. muchos abogados responden “no estoy dispuesto a usar un programa de gestión porque para el poco volumen de trabajo que tengo no me es rentable !”

Y lo comprendo, y tienen razón, pero desde otro punto de vista, el abogado que no mejora, el abogado que no gana más casos, el que no tiene más tiempo para atender a sus clientes, no evoluciona y se estanca.

Me podrás decir que la crisis es fatal, que el euro nos ha salido caro, que los clientes no tienen un duro. Invéntate las excusas que quieras, pero la realidad es que en el año 2017 hubo según el CGPJ en España 5.802.000 reclamaciones judiciales y trabajo hay de sobra.

Lo que pasa es que esta profesión es muy dura, tener la constancia para llevar todos los casos, y para estudiar y preparar los juicios, y para gestionar el bufete (como empresarios que somos de lo jurídico) y para atender a los clientes,  y para todo lo demás… es bastante estresante. La realidad es que ningún cliente te llama con buenas noticias, sino lo contrario, cuando tienen un problema y están desesperados, te llaman a ti para contarte el marrón y que se lo resuelvas.

El software de gestión que ofrecen muchas empresas en España está pensado para que guardes la información y ya está. No tienen más funcionalidad que la de la agenda en que se apunta todo, ni más funcionalidad que la carpeta del expediente, donde apuntas a mano lo que te va pasando.

La evolución ha sido sustituir la agenda, por la carpeta, y luego por el ordenador. Pero todos con la misma función de almacenar!

Lo que te propongo es que Juiciator trabaje para ti, que haga tareas reales, que haga una gestión de clientes, comunicaciones, satisfacción, que sea un auténtico asistente de preparación en la estrategia de juicio, y que te proporcione información privilegiada para ganar tus casos.
¿Por qué vas a tener una herramienta pasiva, cuando puedes tener una herramienta activa, que haga tareas reales para ti?
Lo que te propongo es novedoso e interesante, y bien aplicado puede hacer tu vida profesional mucho mejor.
¿Te apuntas?

¿Te gustaría Testear la mejor herramienta del mercado?

Optimiza tu tiempo y tus recursos para sacar el máximo rendimiento a tu actividad jurídica